Estrabismo

Es un problema que provoca la desviación del ojo. Genera poca agudeza visual, discriminación de formas y colores en el ojo afectado. Ademas de una baja capacidad de seguimiento de objetos en movimiento. Haciendo que el ojo sano  haga un mayor esfuerzo  ocasionando dolor de cabeza, bajo rendiemiento y ojos rojos. Puede ser de dos tipos:

  1. Endotropía: cuando la desviación del ojo es hacia la parte interna
  2. Exotropía: cuando la desviación del ojo es hacia la parte externa

Causas:

Este problema puede ser de origen congénito, causado por algún accidente, parálisis muscular o por enfermedades particulares.

Tratamiento:

Puede ser tratado a través de una cirugía de tipo estético donde se cortan los músculos oculares para lograr la alineación de los ejes visuales; sin embargo, muchas veces cuando se cortan los músculos oculares el cerebro sigue recibiendo sólo la imagen de un ojo por lo que al paso del tiempo aunque los ojos hayan quedado alineados como no hay trabajo binocular se vuelve a presentar la desviación.  Muchas veces deben realizarse varias operaciones, y aún así no hay garantía total de éxito. 

También existe la posibilidad de tratarlo sin tener la necesidad de una intervención quirúrgica a través de la terapia visual. En este tipo de tratamiento, a través de estímulos y ejercicios apropiados, se logra que el cerebro registre la información emitida por ambos ojos de manera adecuada. Ayudando a desarrollar las habilidades y capacidades visuales, mientras logramos centrar los ejes visuales haciendo que los ojos se alineen y sobre todo funcionen adecuadamente.

Algunas veces cuando el estrabismo es muy alto es necesario tanto la cirugía como la terapia visual, con lo cual se garantiza una rehabilitación sensorial, visual y estética completa.